Mercoledì, 20 gennaio 2021 - ore 10.03

Cremona e la sua arte liutaria in un articolo su EL MUNDO

Así es Cremona, la ciudad italiana donde se fabrican los mejores violines del mundo

| Scritto da Redazione
Cremona e la sua arte liutaria in un articolo su EL MUNDO

Cremona e la sua arte liutaria in un articolo su EL MUNDO

Así es Cremona, la ciudad italiana donde se fabrican los mejores violines del mundo

Se considera la cuna mundial de este instrumento. Ubicada en el corazón de la Llanura Padana, cuenta con más de 150 lutieres. ¿Su punto fuerte? La Escuela Internacional de Lutería, el único instituto público que otorga el título de lutier.

El silencio domina en el Auditorio Giovanni Arvedi. En este espacio del Museo del Violín de Cremona, decenas de personas están esperando que entre a Aurelia Macovei. La artista moldava toca para todos aquellos que quieran vivir una inmersión musical en el museo. Tocará el Vesuvius, el violín -cuyo color recuerda la lava del volcán- construido por el maestro Antonio Stradivari en 1727. En esa época, el lutier cremonés tenía unos 83 años. Y aun así, siguió fabricando instrumentos musicales de óptima calidad.

Abierto en 2013, el museo recurre la historia de la lutería cremonesa. De las fases que llevaron al nacimiento del violín a su difusión en el norte de Italia y en las cortes europeas, pasando por la exportación y la venta en los cinco continentes. Además, el visitante puede descubrir los materiales y las técnicas de fabricación de los instrumentos. Así como ver dibujos, moldes y herramientas procedentes del taller del mismo Antonio Stradivari.

Es más, quien quiera sumergirse en las melodías de una orquesta tiene acceso al Immersive Audio, una cúpula de 24 altavoces que reproduce el campo sonoro de una auténtica ejecución musical. Recorridos multimedia personalizados y talleres creativos son algunas de las iniciativas llevadas a cabo para los más pequeños.

EL STRADIVARI 1715

Ahora bien, el alma del museo es una sala guarda la colección histórica del ayuntamiento de Cremona y de la Fundación Walter Stauffer. En refinadas cajas de cristal destacan los violines de los lutieres más importantes, como Amati, Stradivari y Guarneri del Gesù. El Stradivari 1715, conocido también como Il Cremonese, representa el símbolo de la ciudad de Cremona ya que fue el primero que compró el Ayuntamiento. Según las últimas estimaciones, está valorado en más de 12 millones de euros.

"Incluso hay un guardia armado que vigila los desplazamientos de los violines", explica la guía. "Se consideran obras de arte: viajan con asiento asignado y tienen que ser acompañados por un comisario", señala indicando el violín Carlo IX, realizado por Andrea Amati para el rey homónimo. ¿Una curiosidad? Estos instrumentos deben ser tocados regularmente por instrumentistas de altísimo nivel para que no se pierda ni la calidad del sonido ni la elasticidad de la madera.

Inscrita en 2012 en la lista de los Patrimonios Culturales Inmateriales de la Humanidad, la lutería cremonesa cuenta con más de cinco siglos de historia. Fue el compositor Claudio Monteverdi (Cremona, 1567) quien introdujo violines, violas y violonchelos en las ejecuciones musicales. Pero hasta entonces, el violín se consideraba un instrumento popular. Monteverdi llevó su música a la corte de los Gonzaga, familia noble que gobernó la ciudad de Mantua durante casi cuatro siglos, y puso de moda los instrumentos musicales de arco. Así surgió la necesidad de contratar a personas que supiesen fabricar y restructurar violines: los lutieres.

Leggi tutto qui

https://www.elmundo.es/viajes/europ a/2020/01/20/5e204f6efc6c836f428b45fd.html

326 visite

Articoli correlati

Petizioni online
Sondaggi online